Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate / search

Afrobeat

Por Jonathan Jackson, Fotografía: Flor Marenco, Chris Sataua (originalmente publicado 01/03/09)

Afrobeat es una banda con una mezcla de estilos muy eclécticos. DJ Revuelta Sonora mezclando discos de acetato en vivo (en una verdadera consola), Guillermo Norory, alias Memo, detrás de su teclado, tocando funky riffs y Augusto Mejia manteniendo el ritmo con las congas, cajón y djembé. El resultado de combinación única es una mezcla fluida de 80 minutos en vivo, delante de todos ustedes. El grupo no tiene ninguna canción, ni siquiera tienen algún material grabado. La música que ellos crean es más de la naturaleza espontánea y por esta razón, ningún espectáculo será el mismo. La manera en que este proyecto de electrónica interactúa, me recuerda a músicos de jazz improvisando, en un ambiente de mucha retroalimentación y de completa armonía.

Afrobeat se formo hace dos años. Los tres miembros fueron y todavía son, integrantes del grupo de electrojazz Momotombo. Ellos pensaron que sería una manera interesante y divertida de crear un alter ego, un grupo en vivo que les permitiría disfrutar de la música electrónica que DJ Revuelta Sonora ha venido pinchando desde algunos años, pero con mezcla de elementos añadidos: efectos y sonidos del teclado de Memo y un poco de percusión afrolatina cortesía de Augusto. Para estos músicos fue la oportunidad de crear una sesión impulsiva de música y dejar que un momento de inspiración los guiara al tocar en frente de un público.

No hay estructura o preparación previa; todo lo que se ve es espontáneo. DJ Revuelta Sonora establece el ritmo principal basado en las mezclas electrónicas que toca. El resto del grupo sigue la corriente e improvisa a partir de esa guía. En un show reciente en Arribas Bar, DJ Revuelta Sonora mezcló un disco que, al parecer, resultó ser una sorpresa para Augusto, quien luego de una mirada confusa, supo llevar el ritmo con la percusión casi de inmediato. Para el público, esto sonó como si hubiera sido planeado desde un inicio. Esa es la belleza de Afrobeat. El trío tocó sin parar por un poco más de una hora, perdidos en una onda hipnótica, dejando al público paralizado, y al final, pidiendo por más.

Comments

Leave a comment