Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate / search

León

Una de las ciudades más notables de Nicaragua, León es el lugar ideal para una escapada de fin de semana. Domicilio de catedrales y museos, volcanes y playas, no hay escasez de cosas que ver y hacer en y alrededor de esta bella ciudad.

Me subí a la camioneta con mi copiloto, Gallo, quien vivió en León durante cuatro años. Tenía dos días. Me imaginé que él podría ayudarme a encontrar lo mejor de lo que esta ciudad ofrece.

Viniendo desde Managua, decidimos tomar el camino más nuevo, Carretera Nueva a León. Conduciendo razonablemente uno llega en mas o menos 95 minutos, es decir si puede luchar contra la tentación de parar en La Paz Centro por unos de los mejores quesillo en Nicaragua … Llegamos a León un poquito más tarde, con la panza llena de delicioso quesillo.

Gallo sugirió que visitaramos el barrio Subtiava. Cuando el volcán Momotombo destruyó la original ciudad de León en 1610, los españoles la trasladaron cerca de esta capital indígenas, que ahora es parte de la ciudad.

Es también el hogar de El Tamarindon. Se decía que este gigante árbol de 600 años fue utilizado por los españoles para colgar Adiact, el líder de la tribu Subtiava en el siglo 18. Desde entonces, se convirtió en un símbolo de la fortaleza y perseverancia indígenas. Le tomó a Gallo varios intentos encontrar la calle adonde estaba el árbol, pero finalmente lo vimos … bueno, algo de él. El árbol fue destruido durante una tormenta en septiembre, nada más que un gran pedazo irregular aún sobresale de la tierra.

Nos desilusionamos, pero decidido a aprender más sobre los pueblos indígenas de la región, encontramos el Museo de Arqueología Adiact (Museo Arqueológico del Pueblo Indígena de Los Subtiavas). Recientemente remodelado, el pequeño museo que vale la pena visitar, está lleno de piezas arqueológicas e incluye, ollas, herramientas y armas de la tribu de Subtiava, que fueron los primeros en establecerse en esta área. También hay nuevas pantallas grandes con una descripción detallada de su orgullosa historia.

Hambrientos otra vez, nos fuimos a meter a El Lobito Bar en el mismo barrio, adonde Gallo recomendo que dividamos el “plato Surtido” una bandeja impresionante con unas de las mejores costillas Nica que he probado, además de pollo, tajadas, albóndigas y más por C$190. Con buena razón me apegue a el.

El turismo de mochileros en León ha causado que una gran variedad de hostales aparezca por toda la ciudad y se hace fácil encontrar una bonita habitación privada en un albergue mas barata que en un hotel. Me fui a la Tortuga Booluda, debido a su proximidad al parque central, las cosas buenas que había leído sobre ella en línea y las habitaciones privadas con aire acondicionado que ofrecen, además de un dormitorio mixto.

Las cosas que había oído eran verídicas, el lugar estaba limpio, el personal amable y los demás huespedes super relajados. Sabiendo que tenía que levantarme temprano al día siguiente para visitar el volcán más joven de América Central, Cerro Negro, decidí pasar el resto de la noche jugando billar, bebiendo litros de Toña y escuchando a Gallo tocar borracho canciones de la banda The Cure.

Por la mañana, me encontré con un grupo de amigos en Vapues Tours, donde tomamos una de sus expediciones guiadas, las cuales ofrecen diarias, para ir de excursión al Cerro Negro, a sólo 25 kilómetros de León, a probar el surf de arena . Nuestro guía bilingüe Oscar, nos contó la historia del volcán y que debido a su joven edad (unos 160 años) y actividad constante hacen prácticamente imposible que árboles y plantas crezcan en sus laderas. Esto resulta en uno de los volcanes más singulares del área, una masa negra de roca volcánica árida, que contrasta considerablemente con la selva circundante y los otros volcanes que forman la Cordillera de los Maribios, cadena de la cual es parte.

La caminata de 40 minutos fue bastante fácil, pero lo que realmente me llegó fue el calor. Incluso a temprano por la mañana, el sol caía sobre las rocas negro como un matón en el patio de la escuela. Traigan agua en exceso, es una necesidad para que pueda disfrutar del entorno extraordinario que los espera. Una vez allí, es como encontrarse en la superficie de otro planeta. Pequeñas rocas negras suenan bajo los pies a cada paso mientra escapa el humo de los cráteres humeantes abajo. La vista de 360 grados es más que impresionante y se pueden distinguir varios otros volcanes de la cadena.

Cuando llegó el momento de bajar mi estómago retorció un poco. El descenso se veía un poco más pronunciado de lo que había imaginado y la realidad que estaba a punto de volar por el lado de un volcán con los pies atados a una tabla se apoderó de mi. Yo envidiaba a los de nuestro grupo que habían elegido bajar sentadas en tablas, pero al final me aguanté y dirigí mi tabla hacia abajo.

Resultó ser divertidísimo. Poniendo mi peso en mi pierna trasera me dio mucha velocidad. Para bajar de velocidad me incline hacia adelante un poco. No tuve nada de miedo una vez que empezó y después me encontré queriendo probarlo sentado en la tabla porque parecía que se puede ir mas rápido.

En el momento en que viajábamos de regreso en el camión de Vapues Tours, que gracias a Dios tiene aire acondicionado, estaba exhausto y apenas era medio día. Un bocado rápido y hidratación muy necesitada me puso de regreso en el juego.

Nos dirigimos hacia el Parque Central para visitar la Catedral de León. Gallo me dijo que la catedral fue construida aquí por error, cuando los planes de construcción destinados a Colombia fueron accidentalmente enviados a León. Si eso es cierto, resultó ser un “accidente feliz” para Nicaragua – aunque, conociendo los españoles, no tanto para el tipo que metió la pata.

La entrada a la iglesia es gratuita y adentro se puede visitar la tumba de Rubén Darío, el mas reconocido poeta Nicaraguense e hijo de León. Pero por un par de córdobas pueden subir las escaleras a la azotea y disfrutar de las increíbles vistas y la arquitectura. Eso sí, no toquen la campana. En serio. Les garantizo que van a querer, pero no lo hagan!

A mas o menos cuatro cuadras del parque se encuentra el Centro de Arte Fundación Ortiz Gurdián, fácilmente el museo de arte más impresionante de Nicaragua. Es también una de las mejores gangas. Por un par de dólares, tendrá acceso a dos edificios llenos de obras contemporáneas, incluyendo grandes nombres como Picasso, lado a lado a algunos de los mejores artistas de América Latina.

Sintiéndonos satisfechos con lo que aprendimos de cultura e historia, decidimos salir a Poneloya para aprender un poco más sobre las playas y la cerveza. Nos contaron que la carretera de León a las playas de Poneloya y Las Peñitas estaban en mal condición. Horriblemente mal. Afortunadamente se han arreglado y de hecho, es sin duda el mejor camino que he recorrido en el país. Lo que solía tardar una hora se ha convertido en 20 minutos y hace que de Managua, las playas de Poneloya queden más cerca que las playas de San Juan del Sur, y sin embargo son mucho más “perezosas” y “tranquilas,” cómo San Juan solía ser.

Optamos por alquilar una casa frente del mar en Poneloya y llegamos al pueblo justo a tiempo para bañarnos en el mar y disfrutar una puesta de sol absolutamente magnífica. Fue una manera perfecta de combatir el calor del día, pero no recomiendo nadar demasiado lejos ya que las olas pueden ser un poco imponente.

Para la cena probamos el restaurante más antiguo de Poneloya, El Pariente Salinas. El dueño nos invitó a la nevera para comprobar la variedad de peces y varios miembros de nuestro grupo escogieron su propia cena. La comida era fresca, las cervezas estaban frías y todo el mundo se fue satisfecho. Pero como la vida nocturna en Poneloya es más o menos tranquila, nos dirigimos de nuevo a la casa para bacanalear con el ron que habíamos traído de León.

Después de una mañana relajada en la casa de la playa, nos dirigimos hacia la ciudad, más allá de la franja de bares y restaurantes a pasar el rato en el Surfing Turle Lodge.

Para realmente escapar de todo, no hay mejor lugar que el Surfing Turtle Lodge. Viajamos por bote hacia Isla Los Brasiles donde una carreta de caballos llego a recogernos y llevarnos a la única albergue que es suministrada al 100 por ciento por energía solar. Ofrecen surf, voleibol y alojamiento desde $ 10 la noche, pero más que nada es un gran lugar para relajarse con los amigos y disfrutar de las maravillas de la isla. De un criadero de tortugas marinas protegidas en la playa a grandes olas y la comida fresca a la parrilla, es un lugar donde no me importaría perderme unos cuantos días.

Desafortunadamente, después de pasar toda la tarde allí, el sol desaparecía y nuestro fin de semana en León terminaba. Ya era hora de volver a la realidad. Nos dirigimos a nuestra casa en la playa, empacamos nuestras cosas y salimos a la carretera de regreso a Managua.

Conduciendo razonablemente, uno puede viajar de Poneloya a Managua en unos 110 minutos, es decir, si se puede luchar contra la tentación de parar en La Paz Centro por algunos de los mejores quesillos en Nicaragua …

… información útil…

Va Pues Tours
Explora Nicaragua con Va Pues Tours. Ellos ofrecen paquetes de excursiones diurnas con destinos a todas partes de Nicaragua , y se especializan en ofrecer a sus clientese esa “experiencia única en la vida”. Va Pues es también es pionero en surfing sobre arena en el Cerro Negro, y son entusiastas de la practica de turismo rural sostenible en comunidades. Contactalos por corre electrónico o visita sus oficinas en León y Granada.

Email: info@vapues.com
Tel: (505) 2315-4099 | (505) 8606-2276
Dir: Costado Norte de la Iglesia el Laborío, frente a la Casa Cural, León
www.vapues.com

La Tortuga Booluda Hostel
Ambiente agradable y precios accesibles con agradables habitaciones privadas y compartidas, además un sinnúmero de distracciones, incluyendo billar, internet, biblioteca, cocina y mas.
Tel: (505) 2311 4653
Dir.: de la esquina suroeste del parque central 3 ½ cuadras al Oeste.
www.hosteltrail.com/tortugabooluda

Surfing Turtle Lodge
Ubicado en una pequeña isleta justo en frente de Poneloya (5 minutos en lancha), este hostal amigable al ambiente que funciona con energía solar ofrece bungalows privados, habitaciones privadas y compartidas. Es verdaderamente el lugar perfecto para escaparse de todo.
Email: info@surfingturtlelodge.com
Tel: (505) 8640 0644
Dir: Isla Los Brasiles, North of Poneloya
www.surfingturtlelodge.com

El Lobito Bar
Rica comida a la parrilla, frecuentemente acompañada con musica en vivo en un barrio historico de León.

Tel: 2311- 4146
Dir: del la Iglesia Laborio, 4 cuadras al Oeste, media cuadra al Sur, 1 ½ cuadra al oeste, barrio Subtiva.

CocinArte
Comida vegetariana fresca, jugos y mas en un ambiente relajado.
Tel: 2315- 4099
Dir: costado Norte de la Iglesia Laborio, en frente a la casa cural de Leon.

El Pariente Salinas
Este establecimiento lugareño ofrece uno de los mejores mariscos alrededor.

Centro de Arte Fundación Ortiz Gurdián
Dir:de parque Rubén Darío, 1c oeste

Leave a comment