Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate / search

Chico Brenes – Esto Va Suave…

Esto va suave…
Por Jonathan Jackson, Fotografía Anthony Acosta

Granada, Nicaragua – Marzo del 2010
El microbus blanco lleno de patinadores profesionales se prepara para salir del parqueo de la pulpería. Al otro lado de la carretera, un grupo de jovenes espera para cruzar la calle. A pesar de sus uniformes colegiales, le agregan un toque de su personalidad, con una gorra anaranjada, una mochila de los Misfits, o los infaltables Vans. De casualidad uno de los chicos hecha un vistazo al bus y fija su mirada en el unos segundos. El bus arranca, y el joven tiene un momento de claridad, “¡Chico Brenes! ¡Es Chico Brenes!” exclama al mismo tiempo que le da un manotazo a sus amigos para notificarlos. El resto del grupo se une en gritarle al bus, y desearles un buen viaje mientras desaparecen en la carretera. Cuando se enteran que el bus solo va a cruzar a la gasolinera se aproximan a el. Mientras los niños se avecinan al vehiculo, los patinadores los observan desde adentro. Inmediatamente Rob G le dice a Chico, “Oe, sos la ley Cheeks” mientras los niños se reunen afuera para una sesión de fotos improvisada. Chico sonríe mientras se baja del bus.

Nica
Por lo menos dos veces al año desde el 2007, Chico Brenes ha estado cumpliendo misiones del skate, trayendo a profesionales a Nicaragua o como dirian el y sus amigos, a Nica. El último viaje incluyo a un grupo de patinadoes profesionales de la talla de Rob Gonzalez, Kenny Anderson, Steve Nesser, y el más joven de la banda Jose Rojo.

Gran parte de la gira, el quipo sale en un microbus dispuesto a viajar por diferentes spots y ciudades en busca del skate. Mientras hacen trucos para el video o toman fotos, resalta la razón oficial del viaje a Nicaragua. Para Chico se trata de estos momentos que se comparten con los skaters de la proxima generación. Para el profesional de 34 años de El Almendro tener la oportunidad de impactar a la juventud y a la cultura skate en Nicaragua, ha sido el sueño de toda una vida.

En los años 80′s reciendo en El Almendro, un pequeño pueblo en Rio San Juan, los recuerdos de Chico más marcados no eran de manuales y grinds de skate, eran de violencia y caos que presencio mientras la guerra civil explotaba alrededor de el.

Con la paranoia y la sangre corriendo a través del país, su madre resulto herida por un balazo en la cara proveniente de un conocido. Sobrevivió, y la impulsó ha hacer lo imposible para alejar a su hijo de un destino o vida similar. Arreglo para que Brenes se fuera al norte y cruzara la frontera de Mexico con la ayuda de un “coyote”, donde se reencontraría con su hijo en Estados Unidos.

A la vuelta de la esquina de su nueva vida y hogar en un suburbio de San Francisco llamado Daly City en California, Chico encontró un parque de patinaje. Prestó unas tablas de los otros chavalos y aprendió a patinar por diversión. Eventualmente ahorró suficiente dinero para comprar una tabla usada de un niño del barrio. Chico Brenes tenía su propia tabla, y no había marcha atrás.

En el lugar adecuado, en el momento preciso, y con la combinación perfecta de determinación y talento, Chico se dio a conocer patinando en San Francisco en la Plaza Central Embarcadero (el “EMB”), un lugar reconocido durante muchos años como uno de los spots más famosos del skate en el mundo. Eventualmente esto condujo al comienzo de su carrera profesional como skater.

Mas Adelante
18 años más tarde como profesional, una colección de trucos originales, infinitos videos de skate, decks personalizados alrededor del mundo, Chico ha pagado sus deudas y ha mantenido un estilo consistente obteniendo un lugar como uno de los mas respetados patinadores profesionales en el deporte, tambien convirtiendose en un modelo a seguir para la próxima generación de skaters.
Nicaragua es lugar más notorio donde Chico a adoptado un papel de embajador del skate entre dos países que lo formaron. A pesar de las circumstancias negativas que obligaron su salida de Nicaragua, Chico nunca perdió el amor por su patria, y las raices de donde proviene.
Siendo el único patinador profesional nicaraguense, no fue sorpresa que uno de sus grandes sueños era compartir el skate con su país natal y compartir la Nicaragua que adora con sus amigos y colegas profesionales de Estados Unidos.

“Nica no es para todos”, nos comenta, refiriendose al proceso de selección que pasa cuando trata de decidir cuales profesionales invitará. “Nos quedamos en la casa de mi tía, en la verdadera Nicaragua, no en un hotel o algo por el estilo. Zancudos, literas, abanicos electricos, el calor, la comida…algunos no pueden aguantarlo”.

Aunque las condiciones en Nicaragua pueden ser difíciles y pueden repelar a algunos acostumbrados a la comodidad de los países desarrollados, los patinadores seleccionados para este viaje son la formula perfecta para enfretar la belleza arísca de Nicaragua.

“Nos llevamos bien, por que estamos dispuestos a todo”, nos cuenta el nativo de Las Vegas, Kenny Anderson, un viejo amigo de Chico al que ha tratado de convecer para que visitara Nicaragua desde la primera mision de skate Nica. Como un profesional que viaja alrededor del mundo por gran parte del año, para Kenny un viaje como este resulta refrescante y un cambio de rutina. “Tener la oportunidad de quedarme con la familia de Chico es lo mejor, por que puedes descubrir el país de una manera única”.

Rob Gonzalez es de Long Beach California y en su tercera visita a Nica compara su experiencia con otros países en los que ha patinado, “(Nicaragua) es colorido, rugosa, interesante. Cuando sales a patinar en un lugar como este, se siente como una aventura”.

La aventura va para ambos lados, por que en cualquier lugar que lleguen una multitud, a veces grande otras pequeña sale para presenciarlo. En un parque de Managua donde el grupo se detiene para patinar, atrajo a un guardia de seguridad por la conmoción que estaba sucediendo. En en vez de acercarse para correrlos, toma un asiento cerca del panorama para observar. Con excepción del carrito de Eskimo pasando en una mañana calurosa, el manual de 360 grados sobre la cuneta es la mayor acción que presenciara durante el día.

Central Skate
“Desde que empece a visitar Nicaragua en el ’92 y vi a unos niños patinando, ha sido mi sueño abrir mi propia tienda de skate en este lugar”, nos cuenta Chico.

En Mayo del 2009 logro cumplir la primera parte de su sueño cuando abrió la primera tienda legitima de skate en Nicaragua, Central Skate Shop.

El local cuenta con decks, accesorios, y lo último en equipo, a los mejores precios que Chico puede conseguir. La idea no es solo ser un negocio, tambien se trata de ser una comunidad para el skate en Nicaragua, un lugar donde puedes conseguir consejos, ver videos y platicar sobre el deporte. Para Chico se trata de tener apoyo en el area para ayudar a crecer la cultura del skate.

“Lo que necesitamos ahora es un parque de skate. He estado hablando con la ciudad y otras organizaciones para ver si podemos encontrar un terreno y patrocinadores. Hay algunas ideas cocinando, pero es necesario abrir un parque para los niños, donde ellos pueden ir a patinar y no tener que hacerlo en las calles donde los puede atropellar un carro, o los asalten”.

Aun sin parque, la cultura skate Nica ha crecido a pasos agigantados. El demo de skate que hizo el grupo en Marzo reunió a la multitud más grande que se ha visto para un evento de skate en Nicaragua. Chico fue rodeado de niños patinadores listos para tomarle fotos, pidiendo autógrafos, o simplemente para saludarlo. Un niño de 12 años se acerco a estrecharle la mano.

“Me dio una nota y se fue por la pena, en la que había escrito, ‘Chico ¿podrías llevame de regreso a Estados Unidos para que me pueda convertir en un patinador como vos?’. Me impacto, y me llego a lo más profundo”, recordó Brenes.

Unos días despues, la camarilla se encuentra filmando en San Judas, con una audiencia congregada. El mismo niño aparece con una tabla vieja adornada de una calcomonia ‘Chocolate’, y una sonrisa contagiosa. Mientras los otros profesionales tratan de realizar trucos para el video, Chico se reune con una turba de niños en unas escaleras para patinar. Algunos jovenes que no estan familiarizados con las tablas de skate prueban las de Chico y Kenny, pero terminan haciendo poco o cayendose al probar trucos en la escalera.

El niño mencionado previamente toma su turno con la tabla de Chico y trata de hacer un ollie en la escalera, pero falla. Despues de unos intentos, llama a su amigo que aparece con la vieja tabla entre la muchedumbre. Con un poco de familiaridad abajo de sus pies, ‘el niño’ atenta el ollie de nuevo y esta vez lo consigue, tranquilo y sin mayor esfuerzo, exactamente como su idolo. Los otros niños y los pros se vuelven locos de emoción, lo reciben con abrazos y alabanzas. Antes de irse Chico le regala su tabla, el niño se aferra a ella como si estuviera cubierta de oro y se retira para enseñarle a sus amigos su nueva adquisición.

“La escena esta creciendo, veo el potencial”, dice Chico con una sonrisa. “Es como en los tiempos de antes, de regreso a nuestras raices. [En Nicaragua] ellos patinan porque les apasiona, y eso es lo que importa”.

Comments

Waveboards

[...] Chico Brenes – Esto Va Suave… « Hecho Magazine [...]

Leave a comment