Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate / search

Bboys en Brasil

Por Amber Dobrzensky Fotografia: Grace Gonzales Producciones In Vitro

Amber Dobrzensky es una escritora y breakdancer (bailarina contemporanea de Hip Hop) Canadiense que en la actualidad reside en Nicaragua. Ella fue un elemento indispensable para organizar una serie de eventos del breakdance que culmino con el festival Nicalibre, donde los B-boys de diferentes regiones del país tuvieron la oportunidad de competir para ganarse un viaje patrocinado a Brasil y concursar en la Batalha Final B-boy en São Paulo. El siguiente reportaje son extractos del diaro que Dobrzensky documentó sobre las experiencias de este viaje. – Jonathan Jackson

Al hablar de Nicaragua, lo último que uno especularia es que existe una cultura Hip Hop. Evocando imágenes de volcanes, Sandino y una revolución, éste es un mundo aparte, muy distante del que ves en los videos de hip hop de MTV, donde los protagonistas son los b-boys (o breakers, conocidos comercialmente como breakdancers). A pesar de que la escena aquí es muy pequeña y en su mayoría “underground”, podés encontrar algunos exponentes en pueblos de Chinandega y Bluefields. El festival NICALIBRE 2009, surgió como una plataforma para darle a los b-boys nicas la oportunidad de exponerse e intercambiar experiencias mediante una competencia nacional que tuvo como premio un viaje a Brasil para competir en la Batalha Final.

Los ganadores –Larry, Daniel, David Alias el “Gringo”, Antonio Alias el “Casco” y Javier como el equipo Electro Break, y el campeón individual Pasquier, todos de León y Managua, han luchado no sólo para las eliminatorias de Nicaragua, tambien han luchado para practicar su hobby favorito, el único que tienen. Mientras que Casco Loáisiga baila alrededor de su trabajo de tiempo completo en Café Soluble S.A., su amigo de toda la vida, Gringo, corta pelo en el Huembes. Larry, mejor conocido o recordado por su “moonwalk” en el show Pinol Gallo Pinto en el Teatro Nacional, mantiene a su esposa e hija trabajando como administrador de sistemas para la Corporación CEFA. En cuanto a los muchachos de León, Pasquier está concentrado en sus estudios de programación de computadoras y diseña tatuajes para ganar dinero extra; y Javier, el especialista en los movimientos del break dance ejecutandolos con una fuerza semejante a la del Exterminador, son dos de los pocos bailarines que promueven la escena en esa región. La adquisición más joven, Daniel, de 20 años, fue parte de una pandilla en su adolescencia y escapó de ese estilo de vida violento cuando descubrió el breakdancing y prefirio dedicar su tiempo al arte. Estos jovenes tienen familias que mantener, pero de alguna manera siempre encuentran el tiempo para bailar. El hecho de no obtener ningún beneficio a través de este talento, y sin ninguna de las oportunidades que tienen los b-boys que viven en países donde hay industria de la danza y del hip hop, es testimonio de la pureza de su pasión. La oportunidad de viajar y representar a Nicaragua en Brasil fue, para estos jóvenes, un sueño imposible convertido en realidad.

Cuando los patrocinadores originales se echaron para atrás este sueño casi fue arrebatado, hasta que InVitro Producciones se puso a documentar la historia de estos seis bailarines y Claro intervino en el último minuto como los nuevos patrocinadores del “equipo nacional”. Contra todos los pronósticos, noviembre 2009 vio a seis b-boys nicas partiendo hacia São Paulo para poner a su nación en el mapa del hip hop.

19.11.09

A las 5:30 a.m. el equipo de documentalistas está en el Barrio San Luis Sur, en el sector de Carretera Norte, Managua. Gringo y el Casco, quienes se criaron juntos, habían llamado al resto de los muchachos y el barrio estaba alborotado con la noticia. Amigos locales y gente que los apoya llegaron a despedirlos, en el último instante apareció alguien con una bandera de Nicaragua de regalo para el viaje. Nadie lo creía hasta que el avión despegó y ascendió sobre la ciudad. La vista aérea del país era una prueba irrefutable que estabamos camino a Brasil.

En São Paulo, los organizadores del evento nos recibieron en el aeropuerto con nuestro amigo nuevo del vuelo de Panamá, B-Boy Bebe del grupo Zona Cero de Miami. Nos trasladaron hacia el Club Extremo en Morumbi, en el distrito financiero de São Paulo, un espacio multi-propósito fue utilizado tanto para la celebración de bienvenida como para el alojamiento estilo campamento para los bailarines visitantes. A los huéspedes se nos entregó colchonetas y sacos de dormir a la entrada; Los nicas agarramos una esquina para establecer una base junto a los representantes de Chile, Colombia, Venezuela, Argentina, Uruguay, Panamá, Costa Rica, Israel y los EE.UU., así como los anfitriones de Brasil. La música estaba a todo volumen, sonando b-boy funk clásico y el cuarto olía a calcetines sudados, de los más de 100 b-boys y b-girls, todos bailando, mezclando, y echándole un ojo a la competencia. Bailarines con el cuerpo de Bruce Lee empapados de sudor hicieron todo lo posible para intimidar a los demás (e impresionar a las b-girls) en los círculos, antes de salir a dar una vuelta a la calle para rayar algunas paredes del barrio y fumar. La cosa se extendió hasta las 4:00 a.m. y al equipo nica sólo le quedaban unas pocas horas para dormir antes que comenzara la jornada del día siguiente.

20.11.09
A las 9:00 a.m. la camioneta nos recogió en el Club Extremo y partimos. Una lluvia por la madrugada había hecho que las goteras del techo restaran aún más las pocas horas que teníamos para dormir. Los organizadores estaban tratando de mantener todo bajo control, estresados pero probablemente felices de tener a algunos de los visitantes en sus manos. Mientras viajábamos por la ciudad, tuvimos una mejor oportunidad para absorber la inmensidad de São Paulo, con sus millones de habitantes (más de 10 millones, el doble de la población en Nicaragua) y miles de rascacielos.

La primera parada fue Beco en Vila Madelena, un parche de calles retorcidas, donde un dedicado grupo de graffiteros de São Paulo (incluyendo BOLETA & HIGHRAFF) constantemente transforman las paredes de la comunidad. Varias horas de posar, entrevistas y bailadera produjeron grandes imágenes y por la tarde todos estaban felices, pero agotados y listos para dormir… bueno, hacer siestas intercaladas con “prácticas”.

La práctica constante en el campamento nos quito una gran cantidad de energía, pero había tan poco tiempo para estar juntos que nadie quería darse un descanso de 5 minutos. Una de las cosas que más emocionó hoy al equipo nicaraguense ¡fue ver a las b-girls! Había más de diez, y el nivel era alto. Ver chavalas realizando movimientos que todavía no dominás fue impresionante. Para ser justos, los otros b-boys también le hacen huevo. La mayoría de los otros visitantes hacen su mejor esfuerzo para vivir el estilo de vida b-boy; bailar todo el tiempo, y ganar dinero con ello. El hip hop bruto es muy escaso en Nicaragua, por lo que ésta fue la primera vez que estos chavalos han estado expuestos a una dosis masiva de su propia adicción.

21.11.09
Los muchachos comenzaron el día participando en talleres, con el internacionalmente reconocido B-boy Bebe (EE.UU.) trasnmitiéndoles conocimientos sobre técnicas de combate. Todos estaban concentrados, eso incrementó su juego desde la primera demostración.

A las 2:00 p.m. se abrieron las puertas y la comunidad local de hip hop comenzó a llenar el lugar, preparándose para el evento de eliminatorias de Brasil. Círculos de bailarines agrupados por todo el salón, una pista de patinaje improvisada, en todas partes se veía a alguien practicando un movimiento. Los equipos locales tienen una gran cantidad de seguidores y la competencia estaba tan reñida que las batallas se prolongaron cerca de la medianoche, todos estaban tan agotados que las finales se tuvieron que reprogramar para el día siguiente. Exhaustos… pero no tan cansados para evitar hacer una fiesta pequeña que involucrara una mezcla de hip hop y house. Los muchachos aprendieron a bacanalear al estilo brasileño. Una vez más, ¡hubo mucha acción y muy poco tiempo para descansar!

22.11.09

EL JUICIO FINAL

Después de agotadores talleres con los jueces Mini-Mish de Israel y Crazy Legs el presidente del legendario Rock Steady Crew, los b-boys y b-girls se prepararon para la batalla, el campo era un mar de gorras, cintillos y coderas. Era difícil concentrarse, entre la novedad de todo, el estrés de la competencia, y la abrumadora testosterona por todas partes.

El día comenzó con las presentaciones individuales de las mujeres, con la representación de Chile, Argentina, Venezuela, Uruguay, Brasil y los EE.UU. B-girl Cielo de Buenos Aires fue la ganadora, derrochando estilo y potencia, buen trabajo con los pies y golpes sólidos. La competencia avanzó rápidamente y tanto la presentación de Electro Break como la de Pasquier fueron a la velocidad de la luz. Argies Rock y Trick se robaron el show con algunos combos poderosos. En los individuales, Pasquier no tuvo suerte y perdió ante Salo de Venezuela, quien llegó a las semifinales; el nivel de competencia era feroz. La final con los venezolanos volando patadas a los brasileños, fue una cruenta batalla en la que el equipo de casa se adjudicó el título. Brasil salió con energía, humor, valentía y lo más importante, un verdadero sentido de fraternidad y trabajo en equipo, que finalmente dominó el día.

La noche fue una celebración, derroche de danza, actitud y búsqueda de nuevos amigos. A pocas cuadras de la sede estaba el bar de la esquina, el cual fue tomado por asalto el pelotón internacional. A medida que las botellas de cerveza Bohemia se fueron vaciando, b-folk comenzó a desatar sus otros talentos; rimando mientras que otros rayaban las paredes de la cuadra. Casco se puso creativo con algunas plumas de goteo y una cámara, Pasquier se soltó con algunas rimas nicas y el ritmo no se detuvo hasta el amanecer.

Las últimas 48 horas fueron agitadas con la filmación de la ciudad, y las practicas con los nuevos amigos. Direcciones de correo electrónico se intercambiaron, fotos fueron tomadas para consolidar los recuerdos obtenidos en este viaje. Los chicos empezaron a emocionarse con volver a casa, era el tiempo más largo que cualquiera de ellos había estado lejos de sus familias, trabajos, y ¡el gallo pinto! El evento fue asombrosamente inspirador, y después de una muestra de la escena internacional, estos muchachos tenían muchas ganas de incorporar nuevos conocimientos y experiencias de vuelta a la patria. Se han hecho planes para más eventos y clases, para mejorar la forma de unir el movimiento b-boy y aumentar las expectativas a nivel nacional.

Estos b-boys ahora lucen llenos de fortaleza, después de hacerle frente a los aviones, los alimentos exóticos y los mosquitos brasileños (más grandes que el ego de Kanye West). Además, se van con la sensación de que ahora están en el circuito del hip hop, reconocidos a escala mundial. Llenos de ideas, con la motivación renovada, y dispuestos a elevar su record en el 2010. El documental, filmado en São Paulo está en post-producción, se espera que sea lanzado en el transcurso de este año y aspira a elevar aún más el perfil de los b-boys en este país. Nuevas puertas se han abierto, nuevos mundos explorados, y nuevas energías importadas. Para el año 2010 ni el cielo, ya conquistado por avión, es el límite.

Comments

Zona Libre

Kudos from one brainiac to another. :)

Leave a comment