Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate / search

¡Acompañáme a la playa, Pitaya!

Por primera vez en sus 5 años de existencia, el Pitaya Fest sacudió a la playa en la bella Playa Hermosa. Para la tripulación de Hecho fue algo nuevo pero el sentimiento unánime entre los asistentes regulares fue de que se trataba de una buena movida – y se convirtió en el mejor Pitaya Fest.

La final de la competencia de surf Quiksilver se vio algo obstaculizada con condiciones menos que ideales, pero los surfistas hicieron lo mejor posible. El sanjuaneño Augusto Chamorro se llevó el título en la categoría Open, mientras que Rex ocupó el cuarto lugar (después de perder puntos por un llamado de interferencia), y en las categorías Junior vimos al joven Oscar Espinoza vencer a su amigo y rival El Chele Obando para ganar en la de Menores de 16 años. La joven local Dunia Burgos emergió como la ganadora de la categoría Damas, con un fuerte apoyo de la multitud.

El aspecto musical del festival fue fenomenal. Con más de 10 horas de música en vivo, era fácil perderse en las vibras del reggae, funk y ska de los ocho grupos que tomaron el escenario. El acto acto de apertura de los niños del Proyecto Barrio Planta (una actuación de Vaselina) fue un éxito, y una mirada a los rostros entusiastas de los niños participantes nos recordó a todos el espíritu de comunidad que hay detrás de este evento. El Pitaya Fest tuvo éxito en crear una plataforma fantástica que une a los turistas y lugareños por una buena causa.

Debi Nova de Costa Rica estableció el ambiente perfecto mientras el sol se ponía, sin embargo, nos dejó con ganas de más con su corto set. Fue la introducción perfecta para lo que estaba a punto de convertirse en un gran bacanal. Pantalones Calientes nos dejó a todos “funkeados”, Milly Majuc irrumpió con un set poderoso, y Run Dun Crew and Bluefields Sound System representaron ferozmente a la Costa Caribe de Nicaragua con emocionantes actuaciones. Los grupos ticos, Ojo de Buey y Octopi también se ganaron el amor de un público emocionado con sus increíbles presentaciones. Los Pobrecitos (una colaboración musical internacional) consiguió reconocimiento en lugar de consuelo y los locales Cables Pelao nos endulzaron el oído.

El ambiente en Hermosa gritó festival. Las tiendas de campaña fueron armadas en la playa, mientras que dentro, en los puestos de venta de alimentos había sándwiches de cerdo a la barbacoa, tacos, calzones, de todo – nosotros amamos la comida tanto como a la música. En un mercado improvisado se vendía joyería hecha a mano, promocionales alusivos al Pitaya Fest, y productos locales como los Condimentos Carazal, mientras que la cabina de fotos del festival vio un montón de acción nocturna al tiempo que las bebidas seguían fluyendo. Los asistentes se metieron en la onda con el rostro pintado, pies descalzos, y cuerpos incrustados de tierra– nosotros aún estamos sacándonos la arena de las orejas y el ombligo.

Si bien este fue el primer viaje de Hecho a este bacanal, sin duda no será el último. Todos estamos esperando la próxima visita del Pitaya Fest.

Leave a comment