Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate / search

La Marimba

Por Carlos Luis Mejía, Traduccíon by Francisco Cedeño, Fotografía por Flor Marenco y Oliver Best

Masaya, Monimbó, el folklore, Santo Domingo, los hípicos y las cotonas, entre otras cosas, retumban en nuestra mente y nuestros corazones cuando escuchamos el vibrar de las teclas de una marimba.

La mayoría de las personas la han etiquetado con todo lo relacionado al folklore. Pero otros, consideran que es un instrumento capaz de adaptarse y mezclarse con géneros musicales como la Electrónica, el Jazz y el Rock.

En Nicaragua, un ejemplo de ello es la banda Momotombo, quienes están experimentando con un nuevo sonido que denominaron “Morolique”, usando partes de canciones típicas mezcladas con los sonidos marcianos y el punchis punchis de la electrónica. Años atrás, el grupo Tamuga también se esmeró en ejemplificar la belleza acústica que resulta de esta mezcla de la marimba con otros géneros. El último ejemplo de esta fusión del instrumento es la banda La Cuneta Son Machin, quienes mezclan el rock con la cumbia y el sonido tradicional de la marimba. Todas estas agrupaciones han puesto a brincar a la “pipol” y han demostrado todo lo que se puede hacer con este instrumento y su sonido tradicional.

¿Cuál es su origen?
Mientras el origen de la marimba sigue en discusión, hay dos teorías consideradas como las más consistentes: una que otorga el origen a los asiáticos-tailandeses y otra, aún más acertada, que le atribuye a África su nacimiento.

La marimba, primeramente, era un grupo tablas de distintos tamaños que hacían ritmos y fue evolucionando hasta llegar a ser un instrumento de melodía y percusión a la vez.

Se piensa que las primeras marimbas americanas eran como el xilófono de pierna de Madagascar, instrumento que sólo podía generar dos o tres tonos distintos y sin caja de resonancia. También se le compara con el xilófono de pozo, en el cual las teclas se colocaban sobre un hoyo cavado en la tierra para amplificar su sonido.

En Centroamérica la marimba más primitiva de la que se tiene registro es la marimba de arco, instrumento que consta de un armazón de madera sobre el cual descansa una hilera de teclas gruesas y una rama muy flexible y resistente en forma de arco que une sus extremos. Su sonoridad es diatónica, o sea que, si usamos el piano como referencia, equivale a tener sólo las teclas blancas.

Capacidad de adaptarse y mezclarse
A juicio personal, en Nicaragua la marimba evoluciona porque ahora no sólo forma parte de las fiestas patronales, las hípicas o los toques “jinchos” (corrientes) como despectivamente le llaman algunas personas.

María José Silva, una talentosa joven marimbera de Masaya, afirma que las ganas de hacer algo distinto y la influencia global que tienen las nuevas generaciones de músicos, ha permitido que este instrumento venga evolucionando, así como también su forma de tocar para darle un nuevo giro a la música que se está haciendo. “Aunque la marimba de arco tiene una limitación sonora por ser diatónica, se pueden hacer maravillas”.

A quienes nos enorgullecemos de ser parte de esta cultura y esta historia, nos van a ver disfrutando del sonido y olor de las maderas que cantan tanto en el Teatro Nacional Rubén Darío, así como en bares nocturnos de Managua, actos culturales, casamientos, primeras comuniones y todo tipo de convivios.

Maderas que cantan
Pero, cómo no sentirnos orgullosos de la Escuela de Marimba Flavio Galo o de grandes marimberos como los Hermanos Palacios, Alfonso Flores “Tun-Tun”, Jerónimo López, La marimba Flor de Pino y muchos otros con trayectorias muy dignas.

Elizabeth Galo, directora de la Escuela de Marimba Flavio Galo, relata que ellos enseñan a tocar la marimba de doble teclado porque en Nicaragua estaba dejando de ser tocada y ahora muchos jovenes están interesados en aprender este instrumento. “Siento que hemos aportado un grano de arena importante a la cultura nicaragüense con la labor de rescate de esta marimba porque muchos jóvenes que pasan por esta escuela, la incorporan en sus grupos o en otras actividades similares”.

Y no sólo los mayores exponentes de la música nicaragüense como Camilo Zapata, Víctor M. Leiva, Otto de la Rocha y Los Mejía Godoy han usado la marimba en sus canciones. También lo hacen las nuevas generaciones de cantautores como Moisés Gadea, Katia Cardenal, Ofilio Picón o la Camerata Bach, quienes la acompañan con violines, violas y cellos. Con estos últimos sumamos esfuerzos para grabar el disco “Maderas que Cantan”, una recopilación de canciones nicaragüenses y latinoamericanas.

Pero la adversidad, al parecer, ha estado en su evolución: su enseñanza se transmite a través de la educación oral y la falta de inversión en el país para preservar el patrimonio cultural ha dificultado la formación académica de los músicos, impidiéndoles su profesionalización.

Sin embargo, para hombres y mujeres marimbistas la lucha no claudica porque no se cansarán ni se avergonzarán de llevar sobres sus lomos el instrumento que revela sus orígenes y raíces, su expresión de lucha y su trabajo de enaltecimiento a Nicaragua. Es el machete con que sustentan a sus familias.

La marimba ha pasado de ser un instrumento exclusivo de las comunidades indígenas y se ha convertido en un orgullo nacional. Se ha vestido de cotona y güipil y también de saco y corbata. Ha tocado los sones de la tierra, los éxitos internacionales y las obras del repertorio clásico. Ha sonado en la milpa y en la sala de conciertos. Sigue siendo el sonido que inunda las calles y alegra las fiestas.

Comments

percussion drum

I should really be working but just thought I’d say a quick hello from Scotland. :)

Turismo Panama

Kudos from one brainiac to another. :)

Leave a comment