Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate / search

De Cotton Tree a Old Bank: ¡Mayo Ya!

Por Jonathan Jackson

(Nota: publicado originalmente en HECHO magazine Agosto 2009)

Barrio Cotton Tree
La cancha de basquetbol siempre ha sido un punto popular de reunión en el barrio. Durante el día los niños corren, juegan y ríen, y en las tardes los chavalos juegan basquetbol y fútbol; los fines de semana se hacen barbacoas familiares y en las madrugadas, ya es muy común ver a drogadictos merodeando como gárgolas en los alrededores. Pero esta noche es diferente, el sol ya se ha ocultado y la cancha está llena de vida: cientos de personas, entre habitantes y visitantes, se han tomado el lugar para celebrar el último día de mayo, el último día del Palo de Mayo.

Un árbol decorado con cintas de vistosos colores (rojo, amarillo, azul y verde), se coloca en el centro de la cancha y personas de todas las edades y tamaños bailan a su alrededor, al compás de los energizantes ritmos caribeños y el aroma de la cocina tradicional costeña que se siente en todo el ambiente. La noche es joven, al igual que las dos voces que se escuchan por los parlantes -voces de una nueva generación heredera de la música del Palo de Mayo-. “Mayo Ya! Palo de Mayo! Mayo Ya!” es el estribillo de una canción que mezcla el hip-hop con la música reggae, interpretada por estos dos músicos de Bluefields llamados Vatos Locos. Desde temprano, el dúo estuvo en la tarima y mientras iban cantando acompañados de dos jóvenes y sensuales bailarinas, la gente se iba encendiendo y acercando al escenario para apreciar mejor el espectáculo.

‘Tululu’ y Tradición
La fiesta del Palo de Mayo es una celebración que dura todo ese mes y ha sido parte de la cultura caribeña nicaragüense durante cientos de años. Hay muchas teorías sobre cómo y cuándo se originó: Por tradiciones europeas al haber sido la Costa una colonia inglesa, por rituales de los indígenas autóctonos de la región, o por una mezcla de ambas. Pero de lo que no hay duda es que este festival ha evolucionado a través del tiempo, influido por la diversidad de la cultura, de la música y del pueblo de la Costa Atlántica. Esta noche de Palo de Mayo es una oportunidad para ir de fiesta, bailar y pasar el tiempo con los amigos, y en Bluefields se pueden aprovechar siempre este tipo de oportunidades.

A las diez de la noche el DJ pone una canción conocida por todos los asistentes: la tradicional “Tululu”, sonada en la última noche de la fiesta para el cierre de esta legendaria celebración. Mientras bailan, todas las personas se van colocando unos frente a otros y se sujetan de las manos para formar un túnel por el que van pasando las parejas, bailando al ritmo de esta pegajosa canción y cantando “Tu lu lu lu pass anda/gial an buay de pass anda”. Esta procesión de baile, tradición y sabor caribeño, se abre camino por las diferentes calles y barrios de la ciudad, contagiando a todo el mundo con música y alegría.

Barrio Old Bank
La banda Mighty Blue está interpretando una canción tradicional de Palo de Mayo sobre un gran escenario de madera, ubicado en la cima de una colina del barrio Old Bank. Debido a la fuerte lluvia, el único miembro del público que está presente es un viejo y solitario árbol usado para bailar este tradicional ritmo. En la tarima bajo un toldo, la banda continúa tocando como si el lugar estuviera abarrotado de gente, mientras a lo lejos se ve llegar, procedente de Cotton Tree, a una procesión de personas que avanzan al compás de la música. Todos están mojados y llenos de lodo pero se les ve bailando felices. El viejo árbol se balancea hacia adelante y hacia atrás mientras la multitud comienza a bailar a su alrededor a medida que van llegando. Al ver esos movimientos, se tiene la impresión de que el árbol ha estado esperando ansioso la llegada de este día para sumarse a la celebración.

La música en vivo está en su máximo esplendor, sólo el aguacero se escucha más fuerte que el ritmo, pero a la gente del público, que está bailando a más no poder, pareciera no importarle. El Palo de Mayo comenzó como una celebración que festejaba el inicio de la temporada de lluvias, por eso en estas fiestas la lluvia es la invitada de honor y la gente se divierte junto a ella.

Al llegar a la medianoche, Old Bank ha comenzado a calmarse: la multitud es más pequeña, ya dejó de llover y la fiesta está por terminar. Es el momento perfecto para participar en una tradición más moderna de Bluefields: la procesión en taxi de Old Bank hacia la discoteca Four Brothers.

Leave a comment